07 diciembre 2012

La sanidad, pública

En los últimos días se ha unido un colectivo más a las manifestaciones en contra del gobierno: el de los médicos. Tenemos uno de los mejores sistemas sanitarios de Europa, y no solo por el personal altamente cualificado del que gozamos. Por ello, es normal que la población se sienta preocupada ante la posibilidad de perder esa sanidad. Pero en momentos de crisis hay que hacer ajustes para que el sistema no se colapse, y más teniendo en cuenta que en estos momentos mantener nuestros hospitales cuesta mucho más de lo que podemos pagar.

"En momentos de crisis hay
que hacer ajustes"


El 46% del presupuesto total de la Comunidad de Madrid va destinado a sanidad, lo que supone la cifra de 7.108 millones de euros al año. A todo esto hay que añadir que el Estado ha dado este año 1000 millones de euros menos a la Comunidad y, además, la recaudación de impuestos ha bajado, por lo que hay que reducir el coste para equilibrar la balanza. Y ahí es donde entra la gestión privada, que no hay que confundir con la titularidad. ¿Pero qué gana una empresa privada con llevar a cabo la gestión de un hospital público? Por supuesto va a obtener un beneficio: con ese presupuesto reducido del que le va a dotar la comunidad (menos de ese 46%), lo que sobre en la gestión, se lo queda. Muchos pensarán que entonces van a rodar cabezas de trabajadores para evitar tener que pagar tantos sueldos. Pero lo cierto es que cuantos más trabajadores echen, menos presupuesto le da a la empresa la comunidad, lo que no es precisamente beneficioso. De hecho, la gestión privada lo que tiende es a aumentar el volumen de negocio. Sé que son feas palabras cuando de lo que se están hablando son de los derechos fundamentales del individuo, pero hay que hablar en términos empresariales para que se entienda. Tampoco se está hablando de una mala eficacia laboral por parte de los funcionarios, pero cierto es que estos, después de aprobar una oposición, se convierten en vitalicios, sin comprobar si realmente lo están haciendo bien o no. Y en algunos casos su labor deja mucho que desear.

"La gestión privada lo que tiende es
a aumentar el volumen de negocio"

Fernández- Lasquetty, consejero de sanidad en la Comunidad de Madrid, afirma que el coste por ciudadano por hospital público es de 600 €/ año. Lo que con gestión privada supone 440€. Entonces, la pregunta que ahora surge es, ¿quiere decir esto que hemos estado años pagando de más pudiendo pagar de menos y de forma más eficiente? ¿Es que las buenas medidas sólo se toman en momentos de crisis? Un Estado no tiene que esperar a estar en su punto crítico para realizar medidas de ahorro. Aunque quizá, la mala aceptación de siempre del ciudadano de a pie por todo aquello que suena a 'privado' ha podido ser una de las causas de que esta medida no se haya tomado con anterioridad y se haya esperado justo a ahora para realizala. ¿Estrategia política? En épocas de déficit es cuando se toman medidas impopulares.



Pero los informes son claros. Según diversos estudios, hay dos tipos de hospitales: los GDA (Gestión Directa Administrativa) y los OFG (otras formas de gestión). Analizando distintas tablas, se demuestra que los primeros están caracterizados por ser más grandes (71% más de camas) y con mayor plantilla (81% más). Sin embargo, los segundos presentan un 37% más de productividad por plantilla y un ahorro del 27%. En cuanto a la calidad científico-técnica, apenas sí existen diferencias entre ambos. Por otra parte, hay que mencionar también que en Andalucía hay ya 17 hospitales que se gestionan de forma privada. En Madrid también encontramos tres: en Torrejón, Móstoles y Valdemoro. Nadie ha parecido quejarse. De hecho, mucha gente ni siquiera es consciente de la forma de gestión de dichas clínicas. Parece que, después de todo, la gestión pública es igual de eficiente cuando se gestiona de forma indirecta.

"Los OFG suponen un 37% más de productividad
y un 27% más de ahorro respecto a los públicos"

Otra cuestión es la del euro por receta, que más que una medida recaudadora es una prevención para reducir el número de personas que van a hospitales sin tener una verdadera necesidad. Es un precio ínfimo pero que va a hacer replantearse a muchos asistir diariamente al médico por minucias. Es como el chiste que le dice el médico a la enfermera “anda, si Fulanito hoy no ha venido a la consulta”. A lo que esta responde: “no, es que hoy está malo.” Es un chiste malo pero, por desgracia, representa una realidad. Lo que habrá que ver es si esta medida se va a aplicar a todo el mundo o, por el contrario, va a haber excepciones para todas aquellas personas enfermas para las que, pagar un euro, sí es un alto coste.

"El euro por receta no es tanto
una medida recaudadora"

Pero volvamos a la cuestión principal: los madrileños no van a tener que pagar por algo por lo que ya están pagando con sus impuestos. Quizá el fallo del gobierno ha sido la falta de explicaciones y el no esclarecer de forma contundente las dudas debidamente a la población, creando una situación de miedo que es hasta comprensible. Decir que algo va a seguir siendo gratuito es una afirmación importante, pero la gente quiere saber realmente cómo van a funcionar las cosas, y lo quiere oír de boca de cada político, en los que mucha parte del ciudadano ha perdido ya toda confianza. Pero, como digo, un futuro incierto no es sinónimo de un presente seguro, por muy mala fama que tenga la clase política. El único que tiene derecho a manifestarse por el momento es el porvenir. El tiempo es el mejor aliado de la razón y no hay que cortarle la cabeza al verdugo cuando en principio no tiene intención de ejecutar al colectivo.
Artículo publicado en http://lanoticiaimparcial.com/la-sanidad-publica/



Andrea Mateos
@prepyus

6 comentarios:

  1. Y esto por que no lo explica bien la comunidad?

    ResponderEliminar
  2. Es que es normal que la gente esté alertada. Yo lo estaba hasta que me informé bien de cómo iba a ser la cosa. Y esperemos que sea verdad. Porque sino me sentiré tremendamente decepcionada.

    ResponderEliminar
  3. SANIDAD PÚBLICA GRATUITA UNIVERSAL. Y a ver quién dice lo contrario

    ResponderEliminar
  4. Alejandro alex7 dic. 2012 16:38:00

    Me gusta eso de 'un futuro incierto no es sinónimo de un presente seguro' hay gente que tiende a confundirlo y se manifiesta por algo QUE NO VA A PASAR. No es absurdo? Muy bien explicado por cierto

    ResponderEliminar
  5. Que no os engañen!!!! Privatizar es pagar. Otra de las mentiras del gobierno. A dónde vamos a llegar!

    ResponderEliminar
  6. Y la gente por qué se queja? Están diciendo que NO VAMOS A PAGAR DE MÁS. Es quejarte por una bofetada qur np te han dado y te están asegurando además que no te van a dar

    ResponderEliminar